Tipos de miel y sus increíbles beneficios para la salud

Los aficionados a los productos de las abejas se habrán fijado en que, dentro de la producción artesanal de miel, los establecimientos del ramo expenden diferentes tipos de mieles, como la miel de romero, de eucalipto, de tomillo o de mil flores. Las abejas, que son unos animales muy disciplinados, para facilitarse la tarea visitan las flores de las plantas en determinadas épocas del año y que proliferan en los campos y en los bosques. Si en una zona concreta florece primero el romero, por ejemplo, las abejas continuarán visitando las flores de esta planta aromática y medicinal hasta que éstas fructifiquen o se marchiten. Lo hacen así porque cada planta y cada flor tiene sus características y, si se empieza por un tipo de especie, lo mejor es continuar con ella.

Cuchara con miel fresca y polen sobre el fondo de jarras con diferentes tipos de miel. alimentos orgánicos de vitamina

Hay, pues, diversos tipos de mieles según el néctar de las flores que las abejas han visitado. Esto es algo que todavía no se ha estudiado demasiado, pero parece lógico que, además de las diferencias en el sabor, no sea lo mismo la miel procedente del néctar del tomillo que la miel del néctar de la flor de azahar. Como decimos, no hay estudios, que sepamos, al respecto, pero popular y tradicionalmente se le atribuyen a cada miel las propiedades medicinales de las plantas y las flores de las que han surgido.

También puede interesarte: Texto Guía: Producción de Miel de Abeja

Ello quiere decir que, si estamos constipados, lo mejor que podemos hacer es tomar, por ejemplo, nuestras infusiones con miel de eucalipto, ya que reforzaremos y descongestionaremos de paso nuestras vías respiratorias. Se dice que una miel es de mil flores cuando las abejas no se han dedicado exclusivamente a una especie, ya que con una solamente no hubieran tenido suficiente. Por eso han visitado diversos tipos de plantas y el resultado es una miel con mezcla de procedencias. También puede resultar de las mezclas que ha hecho el apicultor con mieles de diversas colmenas.

Índice de contenido

    Características de las plantas de las que proceden algunas de las mieles más comunes que podemos encontrar

    Miel de azahar

    La flor de azahar es la del naranjo. Habiendo en diversas zonas grandes plantaciones naranjales, también las abejas gustan de visitar estas flores. Al azahar se le atribuyen efectos sedantes y antiespasmódicos.

    Durante mucho tiempo, esta miel tuvo un gran prestigio. En los últimos años, no obstante, esta popularidad ha caído en el ranking. Esto es así porque los naranjos son árboles muy tratados químicamente para mejorar la producción de sus cítricos. Ello significa que podría pasar a la miel parte de los efectos que esos árboles han sufrido. Parece que los gustos de cada vez más personas se decantan por mieles que las abejas producen a partir de flores de plantas silvestres. La miel de azahar tiene un color ámbar claro y es perfumada y con gusto suave.

    Miel de encina

    Las aplicaciones terapéuticas de la encina son externas. Se utiliza en casos de amigdalitis, estomatitis, encías sangrientas, grietas del pezón, grietas anales, hemorroides, sabañones y lavados vaginales. Se suelen atribuir a la miel de encina, una miel robusta y pesada, propiedades astringentes. Sin embargo, tradicionalmente se usa más para pequeños remedios cosméticos caseros. Con esta miel se confeccionan mascarillas de belleza cuyos efectos son muy superiores a los productos de la industria cosmética. Incluso algunos la utilizan para curar heridas, verrugas, etcétera.

    Miel de espliego

    En las diferentes áreas y climas, viven, de forma silvestre, diversas especies de espliego, llamado igualmente lavanda. Sus flores, entre azuladas y lilas, son muy apreciadas por las abejas y llaman mucho su atención. Se trata de una planta muy aromática, utilizada profusamente en la industria de los perfumes y de los aromas para detergentes, jabones. Es ligeramente sedante, antiespasmódica, diurética e hipotensora. Se emplea, entre otras cosas, para moderar la irritabilidad, la agresividad y la neurastenia.

    Tiene efectos balsámicos y antisépticos en el aparato respiratorio. Se emplea en hemicráneas, jaquecas y para mejorar la digestión en personas nerviosas. Resulta medicinal para diversas cosas más, pero la miel de espliego se suele recomendar en casos de nerviosismo, intranquilidad, estrés, etc.

    Miel de eucalipto

    Como decíamos, el eucalipto es inmejorable en diversas afecciones del aparato respiratorio. Se utiliza siempre contra los resfriados, la sinusitis, las afecciones pulmonares, etc. Asimismo, se ha utilizado contra la malaria y las fiebres de origen respiratorio. Es útil contra las infecciones de orina por su efecto antiséptico. Es ligeramente estimulante, mitiga los síntomas de la gripe y mejora las vías respiratorias obstruidas. Su agradable aroma, muy persistente y de efectos balsámicos, contribuye a darle a la miel un buqué singular. Suele ser de color ámbar oscuro o tirando a ocre.

    Miel de romero

    El romero tiene diversas acciones farmacológicas: es carminativo, hipertensor, colagogo y antirreumático. Algunos le atribuyen efectos tan potentes como en el caso del ginseng. Se emplea en decaimientos, hipotensión, insuficiencia biliar, amenorrea y espasmos digestivos. Mejora la memoria, estimula el sistema nervioso y tiene efectos contra el exceso de colesterol. Es antiparasitario, antineurálgico y antirreumático local. También se utiliza en resfriados y como un estimulante hepático. Se trata, sin duda, de la miel más apreciada. No son pocos los que la utilizan, también, para mejorar su circulación sanguínea. La miel de romero es blanca cuando está cristalizada. En estado líquido, tiene un color ámbar claro. Es aromática y dulce.

    Miel de tilo.

    La popular tila es antiespasmódica, sedante y sudorífica. Se usa para combatir el insomnio, el nerviosismo, la angustia, etcétera. Tiene efectos vasodilatadores y se recomienda para bajar la presión arterial. Calma los espasmos digestivos y ayuda a combatir aquellas enfermedades que proceden de enfriamientos. ¿Quién no se ha tomado una tila un día de esos en que se encuentra un poco más nervioso de lo normal? Pues si usted quiere reforzar el poder tranquilizador de la tisana de tila que se toma, lo mejor que puede hacer es endulzarla con una cucharadita de miel de tila. Las abejas le ayudarán a tomarse las cosas con más calma.

    Miel de tomillo

    Esta planta es, según algunos autores, un gran antibiótico natural. Es estimulante, balsámica, antiséptica y carminativa. También tiene efectos positivos en diversos problemas digestivos. Estimula el sistema nervioso y el cerebro, por lo que se suele recomendar cuando hay cansancio o estrés. Sus efectos son notables contra los enfisemas, la bronquitis, la tos irritativa, la amigdalitis… El tomillo es, realmente, una de esas plantas medicinales que tiene mil aplicaciones y que siempre nos sorprende por sus incontables virtudes curativas. De color ámbar claro, aunque las de montaña suelen ser algo más oscuras, es muy apreciada.

    Artículos por email

    Si quieres recibir los próximos artículos, suscríbete aquí

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Este sitio utiliza cookies para un funcionamiento óptimo. Al continuar navegando entendemos que acepta su utilización. Más información