Calendario del Apicultor pdf

La apicultura moderna requiere que el apicultor registre y sistematice las actividades que se realizan en sus colmenas durante el proceso productivo.

Para poder tener una idea real de cómo será el calendario del apicultor en el marco de una estación productiva, debemos primero considerar que el diario del apicultor variará según el clima de la región donde se ubique la colmena: en las zonas más cálidas y secas, la actividad suele comenzar unas 2-4 semanas antes que en las llanuras y en las colinas, donde el frío invernal es mayor, e incluso 4-6 semanas antes que en la montaña, donde las bajas temperaturas permanecen aún más tiempo.

Esto nos permite entender por qué muchos apicultores suelen cambiar de lugar las colmenas, haciendo que pasen el invierno en la medida de lo posible en zonas templadas, para luego llevarlas a las colinas o a las montañas solamente durante el periodo de la recolección (las colinas y las montañas son zonas menos cultivadas, y por ello a menudo abundan en ellas plantas ricas en néctar).

Índice de contenido

    Elaborando un calendario apícola para el colmenar

    Antes de ver con más detalle el diario para cada estación, hay que especificar que el modelo que se va a describir aquí es hipotético. El colmenar, presenta las siguientes características:

    • Buena disponibilidad de flores al comienzo de la estación (árboles frutales y hierbas de prado, no en cantidad suficiente como para propiciar la recolección, pero óptimos para impulsar el desarrollo de las colmenas)
    • Discreta disponibilidad de bosques de acacias, que permiten normalmente una buena primera recolección monofloral (floración entre el 6 y el 26 de mayo)
    • Buena disponibilidad de tilos, que permiten en condiciones normales una excelente segunda recolección monofloral (floración entre el 10 y el 30 de junio)
    • Buena disponibilidad de flores de pradera estivales y de girasoles, que permiten obtener una excelente miel multifloral (milflores) en el periodo de julio y agosto
    • Discreta floración estival tardía, y a veces presencia de plantas que producen melaza, que permiten a las abejas almacenar buenas reservas de alimento para el invierno en el periodo de agosto a octubre.
    • La zona elegida, por tanto, presenta una elevada calidad en lo que se refiere a flores, pero presenta algunos inconvenientes de tipo climático
    • Otoños muy neblinosos y húmedos
    • Inviernos a veces fuertes, con temperaturas mínimas de algunos grados bajo cero y máximas que no llegan a los 6-8 °C, con lo que se establecen largos periodos durante los cuales las abejas no pueden dejar la colmena para efectuar un vuelo de purificación (emisión de deyecciones), que pueden durar incluso 30-40 días consecutivos
    • Primaveras muy variables, excesivamente lluviosas y con alternancia de jornadas cálidas y frías que trastornan la vida de la colmena, haciendo difícil el desarrollo constante de las colonias.

    Una última precisión antes de ver el diario-calendario de los trabajos, referida al comportamiento de las abejas:

    • La reina comienza a poner los huevos en la primera semana de febrero
    • El periodo de actividad y de recolección del polen comienza hacia mediados o finales de febrero
    • La enjambrazón tiene lugar desde la primera semana de abril hasta mediados de agosto
    • El momento de máxima expansión numérica de las colonias es a mediados de julio
    • La puesta de huevos comienza a reducirse a mediados de septiembre
    • Desde mediados de noviembre hasta finales de enero hay un bloqueo total de la puesta.

    Según estas premisas, vamos a ver ahora los principales trabajos

    Teniendo en cuenta que el apicultor nunca tiene un calendario fijo, sino que lo debe ir modificando según los días de sol, el desarrollo de las colonias y las necesidades que de vez en cuando se le presentan, para llegar con colonias fuertes y productivas al periodo de las floraciones más importantes (acacia y tilo, principalmente).

    La primera visita de control para ver si las abejas han pasado bien el invierno se efectúa generalmente en la primera mitad de febrero: es una visita rápida, a la hora más cálida del día, y su objetivo es confirmar si las colonias están vivas y tienen suficientes reservas de alimento, o si por el contrario están débiles y hay que facilitarles un suplemento alimenticio.

    También puede interesarte: Calendario Apícola, Tareas de temporada en el Colmenar

    Si resultara necesario suministrarles alimento, en esta época conviene darles sólo candy o papilla en vez de jarabe, ya que podrían digerir mal este último y eso les causaría diarrea (problema que para las abejas puede resultar letal con temperaturas frías). Con la primera visita, se procede habitualmente a eliminar las colmenas que hayan quedado vacías durante el invierno (normalmente la mortalidad no supera el 6-7 %), y a reducir el número de panales de las colonias más débiles.

    La segunda visita se realiza transcurridos unos diez días, hacia finales de febrero: en esta visita habrá que valorar la situación de cada panal y de cada reina; se observará la nidada y se planificará el trabajo que habrá que realizar durante la primera visita de la primavera (es decir, la tercera visita a la colmena).

    En la primera semana de marzo, se efectuará la primera visita de la primavera, más importante que las anteriores, porque ahora se valora a fondo el estado de los panales: se decide cuáles se van a fusionar y cuáles, por el contrario, se dejará que se desarrollen de forma natural; a cuáles se les va a administrar alimento artificial y cuáles tienen reservas suficientes o incluso excesivas; qué colmenas necesitan nuevos panales y cuáles, en cambio, aún no han de agrandarse.

    Durante esta visita se puede comenzar a realizar trabajos de equiparación, transfiriendo un panal lleno de reservas de alimento procedente de una colonia que tiene un exceso a otra que lo necesita, o bien proporcionando un panal con nidada a una familia numéricamente débil y consiguiendo así aligerar al mismo tiempo otra que, al estar integrada por demasiados individuos, mostraría una predisposición a una enjambrazón anticipada.

    Con posterioridad, todavía se habrán de visitar un par de veces las colmenas, cada diez días aproximadamente, y se continuará con las operaciones de añadir panales (hasta completar la colmena) y de transferencia de cámaras de cría (hasta la equiparación de las colonias).

    Desde comienzos de abril, los controles deberán tener una frecuencia semanal para prevenir la enjambrazón natural: habrá que eliminar las celdas reales nuevas y proporcionar trabajo a las abejas con la sustitución de los panales viejos que no contengan todavía nidada por otros que habrán de construir y que garantizarán una nidada mejor. Una vez realizadas todas las equiparaciones necesarias para que la colonia se desarrolle bien, se podrá pasar a propiciar la enjambrazón artificial para evitar la natural.

    Hacia finales de abril, al reducirse el peligro de enjambrazón, se pueden disponer las colmenas de forma que las familias las puedan preparar y puedan acomodarse en ellas antes de la floración de la acacia.

    Hasta la floración de la acacia, los controles habrán de seguir siendo semanales (como máximo cada 10 días): a pesar de los cuidados facilitados, lo más probable es que si las colonias son muy fuertes, alguna enjambre.

    En el momento de la floración de la acacia, las intervenciones en la colmena habrán de cesar, exceptuando las inspecciones por enjambrazones tardías o porque se advierta que un panal no presenta los normales signos de vitalidad que tienen los otros; sin embargo, esto no significa que el trabajo del apicultor sea menos importante ahora: de hecho, habrá que controlar los panales de media alza para, cada vez que las abejas llenen uno, añadir otro nuevo. En condiciones óptimas, a los 4-6 días desde el comienzo de la floración de la acacia habrá que colocar un segundo panal de media alza, que se pondrá entre la cámara de cría y el panal lleno.

    Si las condiciones climáticas lo permiten, se puede añadir un tercero y, en casos excepcionales, hasta un cuarto panal de este tipo.

    Dos magníficos panales, uno con nidada que está naciendo (pocas abejas y muchas celdas operculadas) y otro con nidada recién nacida (celdas sin abrir en los márgenes y celdas abiertas en el centro, con muchas abejas sobre el panal)

    Si, una vez que está lleno un panal, el apicultor no facilita otro a las abejas, tendrá lugar lo que se conoce como obstrucción de la cámara de cría, es decir, la utilización de las celdas que deberían alojar los huevos puestos por la reina para almacenar miel. Esto supone una merma en el recambio numérico de las abejas y un redimensionamiento de la familia, y a menudo conduce a las abejas a la enjambrazón incluso fuera de época… En definitiva, supone un grave daño para la colmena y para el apicultor.

    Normalmente, hacia finales de mayo la floración de la acacia ya ha dado sus resultados, y la miel operculada en las celdas está lista para la recolección. Se procede a retirar los panales de media alza llenos y a colocar uno vacío para las abejas.

    En los primeros 10 días de junio, tras la recolección de la miel de acacia, tiene lugar la floración del tilo, y conviene visitar las colmenas para verificar el estado de las reinas y sustituirlas en caso de que sea necesario, adquiriendo nuevas reinas o bien dejando huérfanas las colonias y haciendo así que creen una nueva reina.

    Al florecer el tilo, si se controlan los panales con el debido cuidado y siempre que el clima lo permita, se podrán obtener idénticos resultados que en el caso de la acacia. A primeros de julio se efectuará la recolección de esta miel y se prepararán los panales para la recolección del verano, que generalmente no proporcionará más de dos panales de media alza por colmena.

    La recolección de la miel milflores, enriquecida a veces con flores de girasol y hierbas medicinales, generalmente se efectúa en torno al 20 de agosto, con el fin de tener tiempo después para efectuar la profilaxis contra la varroasis, tanto si se utilizan productos de síntesis química como si se actúa mediante la lucha biológica con productos como el ácido fórmico, el ácido oxálico, etc. De hecho, pendientemente de cuál sea la naturaleza de los productos utilizados, conviene que la miel no se contamine.

    También puede interesarte:  Las 5 enfermedades más comunes de las abejas melíferas

    Para evitar que la cámara de cría se obstruya, conviene sacar un par de panales de reserva de alimento y sustituirlos por otros nuevos, para que las abejas trabajen elaborando cera: una vez que las paredes de las celdas están terminadas, se pueden sustituir también estos por otros nuevos. De esta manera, se consigue que las abejas preparen panales para ser utilizados en la primavera siguiente.

    Hacia mediados-finales de septiembre, después de haber llevado a cabo todos los controles antivarroasis y para las restantes enfermedades, se efectuará una visita a las colmenas y se iniciará la preparación para la hibernación (sustitución de las reinas viejas y débiles que queden; eliminación de los panales más viejos y sucios, y equiparación de las familias y alimentación artificial si el verano no ha permitido acumular abundante alimento para el invierno).

    A principios de octubre comienza la hibernación de las colonias: se reducen los panales a 8 o 9 como máximo y se colocan entre dos diafragmas; se reduce también el tamaño de la puerta de acceso a la colmena, y se efectúa, en caso necesario, un último tratamiento contra la varroasis. Desde este momento, si las familias no necesitan más complementos alimenticios o intervenciones correctoras, no serán necesarios más cuidados ni atenciones por parte del apicultor hasta finales del mes de febrero siguiente.

    Este diario-calendario no debe ser considerado como un modelo absoluto y válido para todas las situaciones, aunque puede ser una guía útil de consulta general para una correcta gestión de la propia colmena.

    Descarga el Calendario del Apicultor pdf

    📥 Calendario del Apicultor

    Otros manuales que seguramente te interesen:

    Artículos por email

    Si quieres recibir los próximos artículos, suscríbete aquí

    1. Eddy Amador Urbina dice:

      Hola exelente

    2. Mirta gimenez dice:

      Muy interesante,todos su manual de apicultura !!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Este sitio utiliza cookies para un funcionamiento óptimo. Al continuar navegando entendemos que acepta su utilización. Más información

    Consigue el curso de Apicultura a solo 37 US$ | Una oferta especial para nuevos apicultoresClic Aquí
    +